El sedentarismo mató a mi padre

diabetes-sedentarismo
Mi padre caminando con mi esposo en Yolombó Colombia
El sedentarismo mató a mi padre es el título que le di a esta publicación, la verdad es que él eligió al sedentarismo con todas sus consecuencias. El era consciente de los malos efectos que podría causarle el sedentarismo junto con la obesidad. Si, también era obeso por elección.


Comprendí sus elecciones más nunca estuve de acuerdo. Mi padre era un hombre inteligente educado, le gustaba leer, la tecnología, el tango y tenia un titulo universitario.


nacido y criado en una familia muy pobre, solía contarnos las historias de su paupérrima infancia, por su puesto para ese entonces no era importante ni siquiera cruzaba por sus pensamientos tener que estar pendiente de su peso pues no era necesario, la preocupación más grandes era saber
si tenían de qué cenar esa noche.


Sin embargo sí tuvo en su mente la idea viva de educarse y salir del estado económico en el que había estado toda su vida, por lo que hizo todo lo posible por estudiar en una de las mejores universidades de Colombia, pública desde luego, la Universidad Nacional de Colombia. contaba que iba a las clases sin zapatos y algunos compañeros  le regalaron zapatos y en ocasiones comida junto con otras necesidades lo que le facilitó un poco su vida universitaria.


Después de ser acreditado como abogado titulado emprendió su vida laboral como profesional y durante sus más de 30 años de carrera tuvo varios puestos ejecutivos y puestos con sueldos mayores que sus iguales en profesión.  


Dejó de ser una persona pobre, incluso en algún momento de su vida logró ser muy adinerado, con los lujos que toda persona desea: grandes casas y fincas, finos carros, viajes en el exterior del país, fiestas, amigos por todas partes.


En su nuevo estado social no estaba el  preocuparse por su peso, pensaba que se merecía todo lo que comía debido a que estuvo privado de la buena comida por tantos años, no estaba en su mente dejar a un lado ningún manjar. Y estaba tan ocupado con su vida social que no le daba tiempo de siquiera pensar en el ejercicio. Además en las décadas de los70s y 80s no se hablaba de practicar ejercicio para prevenir problemas de salud, no en Colombia. Quien practicaba ejercicio era porque lo amaba no por otra razón.


Pasaron varias décadas. por ser mayor de 50 años requería tener chequeo médico anual, Asistió de rutina a una cita con el médico quien le encontró el azúcar muy alto y sin nunca sospecharlo salió de la consulta con el diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2. Ya tenía desde muchos años antes el evidente diagnóstico de obesidad.


Para ese entonces yo me encontraba cursando el último año de mi carrera de medicina, estaba en el internado. Recordé que antes de conocer su diagnóstico, en varias ocasiones su esposa me pidió que hablara con él, que le hiciera entender que era necesario que bajara de peso y empezara a tener una vida más activa, porque además de preocuparnos por su salud también nos preocupaba el futuro de mis dos hermanas menores pues ellas eran muy pequeñas para ese entonces. Su esposa pensaba que tal vez a mí si me iba a escuchar por mi condición de estudiante de medicina.


En las ocasiones en que yo o cualquier persona le habla sobre el tema de su salud (antes del diagnóstico de diabetes) contestaba con pocas palabras “si lo intentaré” tal vez con el único fin de que no continuáramos hablando sobre el tema.


Cuando conoció su diagnóstico de diabetes mellitus, su actitud y pensamiento cambió para bien, empezó a practicar ejercicio diariamente, a llevar una dieta muy saludable y a cumplir con su tratamiento medicinal tal cual como se lo recetó el médico.


Todos sus seres queridos estábamos con sentimientos encontrados, por un lado tristes por su diabetes y a la vez felices al verlo  actuando para mejorar su salud. Pensamos que todo iba estar muy bien.


Desafortunadamente su buena actitud solo le duro unos pocos meses, luego volvió a ser la misma persona de antes, sedentario 100%, su dieta ya no era tan saludable lo único por lo que siempre estuvo interesado fue por cumplir con sus medicinas a puntualidad, creyó que con las medicinas era suficiente.


Su esposa me insistió nuevamente en que hablara con él, tal vez ahora teniendo mi título de médica y estando activa laboralmente en mi carrera, tal vez en esa ocasión escucharía mis palabras. Pero la verdad es que con el pasar de los años y sin tener excusas para evadir el tema su reacción ya era diferente, se tornaba muy enojado cuando alguien sin importar quien le mencionaba el tema de su salud.


Siete años después de conocerse el diagnóstico de diabetes mi padre muere súbitamente a la edad de 66 años,dejando su  desconsolada esposa tratando de consolar a sus dos hijas quienes aún eran menores de edad, la más pequeña recién había cumplido quince años.


Lo que tanto temíamos llegó a pasar, dejó a sus dos hijas menores sin padre a muy temprana edad.


Cuando miro en retrospectiva, veo que era algo que se debió esperar, nosotros no lo esperamos por eso, porque éramos nosotros, como siempre uno siempre piensa que no le va a pasar lo que le pasa a los otros.

El estilo de vida que tuvo mi padre, sus enfermedades y su muerte me guiaron en mi vocación, actualmente me dedico a educar a las personas, ayudándoles a entender porqué es tan importante llevar un estilo de vida saludable, tener un peso adecuado por medio de una  una vida feliz, una vida activa y comida sana. Hacerles ver que hay muchas formas de disfrutar la vida y compartirla con los que amamos, hacerles ver que el no preocuparse por su salud es ser egoísta, los seres amados son los que sufren más cuando nos enfermamos y por supuesto sufren con nuestra muerte.





👇👇👇
¿Te gustaría tener asesoría grupal  online para perder grasa?

Acompañado, pero a tu ritmo, desde donde y cuando quieras

El grupo está en construcción, apúntate a la lista de espera para que no se te escape.




Sobre la autora

Angela-Arias-MD-349.jpgAngela M. Arias, médica, asesora en adelgazar.

También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe lo que implica más trabajo y horarios prolongados, madre de niña de 3 años. Aún así conservo mi peso en un estado saludable. Ayudo a los atareados como yo a alcanzar un peso que les permita sentirse con energía, sanos y felices.

2 comentarios :

  1. Efectivamente, la diabetes es una enfermedad, mortal sino toma seriamente su enfermedad, y continua con su vida sedentaria, y no hace dieta. Eso fue lo que paso a mi esposo fallecio a los 64 anios, igual cuando fue diagnosticado hizo dieta y ejercisio luego se canso y viajo a mi pais y solo se dedico a comer y se olvido de su enfermedad, creia que la medicina era magica y era suficiente. El que tenia tantos suenos de hacer una vida despues de haber trabajado tanto se jubilo, y sus suenos se truncaron. Es muy importante cuando tiene diabetes llevar una vida active y una dieta para que la enfermedad no la gane

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alondra, lamento mucho el facellecimiento de su esposo. Comprendo por lo que ha pasado. Gracias por compartir su experiencia y participar con los comentarios.

      Eliminar