suscribete

Test: Qué éxito tendrías si procuras adelgazar hoy con tu vida de directivo actual, tal cual








Si eres directivo y crees que adelgazar ahora es un imposible. Mira qué tan cerca tienes el éxito. Te digo cómo alcanzarlo, tal cual como estés ahora.


La demanda de compromisos sociales y laborales, de metas por cumplir, de horas sentado en reuniones o en el escritorio, de horas laborales semanales, es el componente normal cuando se tiene un cargo directivo.

Esto no te da pie para pensar que puedes tener el tiempo, la disposición, la energía para adelgazar, o incluso, para hacerlo con logros importantes.

Prefieres dejarlo para otro momento, antes de meterte en un compromiso con pocas probabilidades de éxito.



Con el test tendrás una idea de que tan exitoso serías. Luego te diré que hacer en tu caso para adelgazar con éxito sin afectar tu estilo de vida actual.



Además puedes descargar un plan de acción de 6 meses, diseñado para directivos, y según el nivel que te encuentres; para iniciarlo ya.


(Anota tus respuestas para contarlas al final, saber tu nivel y descargar gratis un plan de acción según tu nivel, diseñado para directivos).


1. ¿Qué tan frecuente comes poco? Es decir, las porciones son muy reducidas.
a. 5 a 7 veces a la semana
b. 4 a 5 veces semanales
c. 3 veces
d. Menos de 3 veces semanales.


2. ¿Qué tan poco comes?
a. Tengo restricción de calorías
b. No como nada de carbohidratos incluso frutas, o nada de grasas, así sea saludables
c. Procuro por disminuir los postres y la comida que me encanta y sé que me perjudica (comida basura)
d.Procuro comer sano y poco.


3. ¿Tienes objetivos y metas fijas y claras, o plan de acción para adelgazar?
a. No
b. A veces
c. Metas y/o objetivos sí, plan no
d. Sí.


4. Si tienes un nuevo reto en el trabajo o un problema importante en tu vida que requiera mucho de tu tiempo. Disminuyes el ejercicio o tu proceso de adelgazar...
a. Un 100%
b. Entre un 50% a 70%
c. De 20% a 30%
d. No disminuyo el ejercicio o mi plan de adelgazar.


5. Cuántas veces semanales haces ejercicio
a. 0    
b. De 1 a 2  
c. 3 o 4
d. 5 a 7


6. Cómo es tu relación de ejercicio cardiovascular y fortalecimiento muscular
a. Solo hago cardiovascular. (bicicleta, elíptica, caminar, trotar, correr, etc.)
b. Hago un 80 - 90% de cardiovascular y el resto fortalecer músculos
c. Hago 50 / 50 de ambos
d. Hago más de fortalecimiento muscular.


7. Con qué frecuencia dejas de ejercitarte más de 3 semanas seguidas
a. Más de 3 veces al año
b. Aproximadamente 3 veces al año
c. 1 a 2 veces al año
d. Raramente


8. Cada cuánto consumes smothies (batidos)
a. Más de uno al día
b. Diario
c. 3 veces a la semana
d. Ocasionalmente


9. Qué tanta agua consumes diariamente
a. Menos de 2 vasos
b. 1 a 3 vasos
c. 4 a 6 vasos
d. Más de 6 vasos de agua


10. Consumo de frutas y verduras diariamente
a. No las consumo
b. Ocasionalmente
c. 1 a 2 veces diarias
d. Más de 3 veces al día


11. Con qué frecuencia consumes frituras tanto las de paquete como las hechas en casa que implique más de 4 cucharas de aceite, manteca o mantequilla.
a. Diario
b. 2 a 3 veces semanales
c. Menos de 3 veces a la semana
d. Muy ocasionalmente


12. Comida chatarra como comidas rápidas, postres, gaseosas, helados, frituras
a. Diario
b. Más de 3 veces por semana
c. 1 a 3 veces semanales
d. 1 vez o menos a la semana


13. Cuántas horas diarias duermes
a. Menos de 6
b. Más de 9
c. entre 7 y 9


14. Qué tan dispuesto estás para adelgazar
a. Estás buscando el momento ideal. Cuando la marea está calmada en el trabajo, cuando hayas pagado tarjetas de crédito, cuando te sientas preparado

b. Tratas de sacar 1 o 2 ratos a la semana y esperas trabajar más en ello cuando la marea del estrés esté baja.

c. Estás activo en adelgazar 2 o 3 veces semanales tratas de ejercitarte pero tienes épocas en que los disminuyes mucho o lo paras, cuando la marea está alborotada.

d. Trabajas en ello, estés estresado o no, no importa el nivel de la marea.



15. ¿Qué tanto lo intentas?
a. Nada, sé que voy a pararlo en cualquier momento; o no tengo tiempo,  ni dinero; o me parece muy sacrificante, o no quiero cambiar mis hábitos por ahora.

b. Cuando me acuerdo o alguien me lo recuerda, o cuando tengo el ánimo, o espero un suplemento detox.

c. Constantemente pero me frustra que no adelgazo
d. Constantemente pero los logros son muy pocos.


Resultados



Anota el número de respuestas que te dieron en A, cuantas en B, C y D.




Poco éxito. Nivel en descubrimiento




- Si te dieron 8 o más respuestas en A
- 7 respuestas en A y al menos 2 en B
- Si tuviste 5 a 6 respuestas en A y al menos 3 respuestas en B
- 4 respuestas en A y 4 en B



Tienes pocas probabilidades de éxito si sigues igual. No te preocupes, no es imposible, te diré qué hacer. En este punto lo importante es que lo desees fuertemente.


Lo ves casi imposible, porque no tienes tiempo, quieres gastar tu energía y tiempo en lo que te gusta y en quienes amas.

Puede que no lo intentes por no querer más compromisos, ya estás comprometido hasta el cuello.

O no quieres sufrimientos cambiando tus hábitos, estás convencido de que necesitas horas y horas de ejercicio para adelgazar, no lo ves factible. Y crees que lo importante es comer muy poco.



Qué hacer en tu etapa sin afectar tu estilo de vida actual



Si de verdad deseas adelgazar, puedes hacer lo siguiente:


- Olvídate de comer poco, de restringir las comidas, eso te mata la motivación, la constancia y te perjudica más que lo que te beneficia.

Enfócate en comer sano. Por supuesto, no vas a tener cambios alimenticios drásticos de la noche a la mañana, seamos realistas.

Para que tomes acción sin falta, para que no lo veas como un complique ni un sacrificio, haz eso: A tus comidas regulares añadeles más verduras y legumbres a la semana.

Es decir, si consumes verduras dos veces a la semana, aumentarlo a tres. No disminuir el tamaño de tus comidas actuales.

Cada mes aumentas los objetivos. Verás que al mejorar los nutrientes que consumes, vas a comer menos de la comida perjudicial porque empiezas a necesitarla menos.



- Escribe las razones por las que deseas adelgazar y añádele otros beneficios que te gusten, por ejemplo, disfrutar más en familia, tener más energía, rendir más en el trabajo.

Léelo cada ves que estés desmotivado, este ejercicio mejorará tu motivación y consistencia.



- Haz un minutos de ejercicio vigoroso tres veces a la semana (desde que no tengas contraindicado el ejercicio o el ejercicio fuerte).

Es fácil de cumplir, mejora tu función cardíaca (este estudio lo comprueba), mejora tu resistencia, te ayuda a ser consistente y a crear el hábito; a recordarle a tu cerebro y cuerpo los beneficios de moverse.

Reconocerás la importancia del ejercicio frecuente, sin importar sesiones largas de ejercicio para tener buenos resultados.


- Cada mes te vas sintiendo mejor, mensualmente debes aumentar tus objetivos, de una manera que no sean un sacrificio para ti, que sí sean factibles y que te den avance.


Si lo haces te aseguro que en dos meses, con ese esfuerzo tan pequeño vas a ver resultados en fotos.



Descarga tu plan de acción para directivo nivel en descubrimiento aquí, sin costo





Éxito pequeño con esperanza. Nivel novato



- Si te dieron 8 o más respuestas en B
- 7 respuestas en B y al menos 2 en A
- Si tuviste 5 a 6 respuestas en B y 3 respuestas en A



Has hecho intentos, o intentas lo poco que puedes pero todavía no sabes como seguir con un ritmo que te funcione.

Te falta consistencia, las obligaciones no te lo permiten.

Tienes más caídas que progresos pero no has renunciado del todo. Sigues esperando la motivación o el momento perfecto.

No sabes muy bien lo que funciona para ti, necesitas más claridad.



Qué hacer en tu caso sin afectar tu vida actual




- Para mejorar tu consistencia, bien sea con la alimentación o con el ejercicio, ponte unos objetivos mensuales que vas a cumplir sí o sí (si no pasa nada drástico).

Sin importar la marea que hay en el mes, por ejemplo, voy a ejercitarme 10 minutos 3 veces a la semana y 1 vez a la semana por 20 minutos.

Ese es el mínimo que vas a cumplir pase lo que pase. Que sea un objetivo al cual no se le puede decir que no porque es muy fácil.

Los días que estés más tranquilo, menos comprometido, tratas de aumentar esas frecuencias o tiempos de ejercicio.

Ejemplo con alimentación: voy a disminuir la pizza a 2 porciones mensuales y comer ensalada 3 veces a la semana.

Reitero, es lo mínimo con que vas a cumplir. En los días de ventura, comer mucho mejor, disminuir más las comidas chatarras, etc.


Verás como la alimentación mejora más rápido de lo que crees.



- Cada mes evalúas, tomas fotos, si lo pudiste hacer, como te fue, como te sentiste, mira si puedes mejorar los objetivos o aumentarlos.



- Procura por cumplir los objetivos mínimos en épocas de estrés o de épocas fuera de rutina.

Esto te dará una consistencia duradera, te mejorará la motivación, empezarás a ver mejores resultados.

Sobretodo ves con mayor claridad que sí es posible adelgazar, así estés muy ocupado, sin tiempo, con más trabajo que vida.



Descarga tu plan de acción para directivo nivel novato aquí, sin costo




Éxito probable. Nivel practicante




- Si te dieron 8 o más respuestas en C
- 7 respuestas en C y una en D
- De 5 a 6 respuestas en C y al menos 3 en D



Vas por el buen camino, el estrés y obligaciones te hacen perder lo ganado. Tu disposición y disciplina están mejorando, solo te falta más conocimiento, más consistencia y perfeccionamiento, más orden para adelgazar.



Qué hacer en tu estado sin alterar tu vida actual



Para no perder tu ritmo en períodos de estrés o fuera de la cotidianidad, te recomiendo:


- Tener un pequeño plan para esas épocas con objetivos mínimos a cumplir sí o sí (si no pasa nada drástico).

Por ejemplo, voy a ejercitarme 10 minutos 4 veces a la semana.

Ese es el mínimo que vas a cumplir pase lo que pase. Que sea un objetivo al cual no se le puede decir que no porque es muy fácil.

Ejemplo con alimentación: voy a comer solo 2 porciones de pizza mensuales y comer ensalada 3 veces a la semana.



- No te preocupes más por comer poco. Cada mes ponte objetivos para seguir mejorando tu alimentación (más sana).



- Para acelerar tus resultados (y en períodos de poco estrés), agrega a tu rutina de ejercicio, 1 o 2 días más a la semana pero de corta duración (2 días de 5 a 10 minutos de ejercicio de calidad).

No te concentres en horas largas de ejercicio, sino en mayor frecuencia semanal.

Concéntrate en tener fortalecimiento muscular frecuente, no tiene que ser rutinas largas.



- No te centres en consumir batidos, tés detox, suplementos nutricionales. Concéntrate en aumentar verduras, legumbres, frutas, proteína. Con preparaciones sanas.



- Enfócate mucho en el aumento de líquidos para que los alimentos sean bien digeridos y no te dé la sensación de más hambre.


Si haces todo lo anterior, el cuerpo te va a pedir menos la comida basura, o se va a satisfacer con 1 o 2 bocados de ésta.



- Olvídate por completo del peso, hay otros logros que estás teniendo diferentes al peso. Cambios en fotos, en el espejo, en hábitos, en resistencia, en consistencia.

Si no te fijas en el peso, tus ojos se abrirán ante otros logros.

Bajarás de peso en cualquier momento, no te preocupes por ello.



Descarga tu plan de acción para directivo nivel practicante aquí, sin costo




Éxito alto. Nivel avanzado



Te falta paciencia, creer más en ti y en lo que haces, perfeccionamiento en tu técnica, tener una consistencia que te ayude a no tener retrocesos, mejorar tu método de medir resultados.



Qué hacer para acercar ese éxito



- Para creer en ti, cambia la forma de medir tus logros. No te bases en peso, básate en fotos, medidas, cambios en el espejo.

Fíjate en otros logros como la mejora de alimentación, en que comiste menos frituras, menos comida basura, que fuiste más consistente con el ejercicio.

El cambio de peso llegará cuando tenga que llegar, pero ¡sí llegará!.



- No te dé miedo en fortalecer músculos, ellos te ayudan a quemar más grasa, a perder el peso que necesitas  perder, a seguir mejorando tu metabolismo.

Por tanto, enfócate en aumentar la frecuencia del fortalecimiento de músculos, no requiere de largas jornadas.



- Ten un plan mínimo para los días de estrés o alta carga laboral, o fuera de rutina como son las vacaciones.

Por ejemplo, voy a ejercitarme 10 minutos 4 veces a la semana.

Ese es el mínimo que vas a cumplir pase lo que pase. Que sea un objetivo al cual no se le puede decir que no porque es muy fácil.

Ejemplo con alimentación: voy a comer solo 2 porciones de pizza mensuales y comer ensalada 3 veces a la semana.


Si sigues constante con todo esto verás que sigues adelgazando continuamente sin parar.


La constancia y alta frecuencia semanal de los buenos hábitos son los que ayudan a tu cuerpo a deshacerse de los que le estorba (grasa), a continuar con un buen metabolismo, a mantenerlo sano y a seguir progresando continuamente.




Descarga tu plan de acción para directivo nivel avanzado aquí, sin costo






Sobre la autora


Angela-Arias-MD-349.jpg
Angela M. Arias, médica.
Ayudo a  directivos a adelgazar online, sin interferir su estilo de vida actual.

También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe; mi esposo también es directivo y tenemos una hija.


Como usar el odio por el abdomen grande para tener más resultados para adelgazarlo



El deseo de eliminar un abdomen grande se puede usar como un arma poderosa para adelgazarlo. Aprende como usar ese odio para adelgazar con resultados.

La verdad es que me parece genial que lo que más te moleste de tener exceso de peso sea tu abdomen.
Porque así puedes concentrarte en cambios que importan.

Pones las metas correctas que de verdad hagan impacto.

No te fijas en cosas que no son tan significantes a la hora de adelgazar.

Sé que hasta ahora no me estás entendiendo, no le ves sentido.


Si lo desea mira mejor el video...




¿Por qué tener una obsesión con el tamaño de tu barriga es lo mejor para tener resultados para adelgazarla?




- Porque así dejas de pensar en el peso.

Si pones como meta bajar las medidas de tu abdomen puedes medir resultados con fotos, medidas y tallas de la ropa.

Una de las cosas más difíciles de cambiar para adelgazar es estar pendiente del peso.



- El problema de tener metas basadas en peso es que te frustras bastante cuando ganas peso de un día para otro. Lo cual es totalmente normal.

O no pierdes el peso que quieres, o recuperas el que perdiste la semana pasada.

Te encegueces, no ves otros progresos como la baja de la panza, de medidas, que te sientes mejor.


Lo he visto con las personas que he ayudado, no ven los cambio si yo no se los hago ver, solo les importa el peso.

Deberías estar feliz porque bajaste un centímetro de cintura, pero no lo estás porque no has bajado peso o bajaste muy poco.



- Una de las razones más importantes, es que estás mejorando impactantemente tu salud.

Bajar la grasa visceral, es eliminar la grasa más dañina para la salud.

Es aumentar nuevamente la expectativa de vida, es disminuir el riesgo de infartos cardiovasculares, de diabetes, de enfermedades metabólicas.

En la gráfica a continuación, tomada de la revista National Geographic, edición enero 2019, se ve el aumento de riesgo de todas estas enfermedades en personas con mayor grasa visceral que las personas con el mismo índice de masa corporal (incluso, todas teniendo un índice de masa corporal sano).









Qué hacer para adelgazar poniendo tu atención en el abdomen




- Olvídate de comer poco, come sano. Entiende más del tema en el siguiente artículo: Con este solo cambio de hábito se avanza constantemente en perder grasa aunque seas un ejecutivo


- El ejercicio no debe enfocarse en 600 abdominales diarias.

Debe ser en el fortalecimiento de los músculos grandes como los del tren inferior.  Los cuales usan más energía para funcionar en las 24 horas del día.

Además de que van a mejorar tu metabolismo.

Las abdominales las trabajas cuando hayas bajado mucha grasa, cuando solo te reste tonificar un poco.

No antes, para que no te canses y te frustres haciendo 2000 abdominales.


Verás que si lo haces así, no necesitarás tanta repeticiones y serán mucho más fáciles de hacer, ya tienes fuerza y resistencia.



- Toma fotos y mide los cambios con ellas y con medidas.


- Olvídate del peso.


- No es necesario horas de ejercicio cardiovascular.


- No te de miedo consumir grasas sanas, las necesitas para regular hormonas y metabolismo, para tener tu apetito controlado.




Adelgaza continuamente sin interferir tu cotidianidad de directivo

Con los hábitos apropiados que encajen en tu estilo de vida actual de directivo, adelgazarás constantemente y aumentarás tu energía.
Empieza con mi plan de acción para tu estilo de vida actual.






Sobre la autora

Angela-Arias-MD-349.jpgAngela M. Arias, médica.

Ayudo a  directivos a adelgazar online, sin interferir su estilo de vida actual.
También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe; mi esposo también es directivo y tenemos una hija.



¿Qué es más fuerte, el temor a la ansiedad de comer o tu propia ansiedad de comer?


Descubre si tienes más temor a la ansiedad de comer que la misma ansiedad y cómo te afecta para adelgazar. Mira lo que puedes hacer para eliminarlos.


Mira el video si lo prefieres...







Ansiedad de comer, un monstruo que acecha a todo aquel que quiere cambiar su alimentación bien sea para adelgazar o para mejorar su salud y hábitos.

Algunos sienten su presencia más frecuente, más aterradora que otros. El hecho es que siempre van a contar con su presencia.


¡Es importante enfrentarlo y vencerlo!


Hay un monstruo más grande que la propia ansiedad de comer y es el temor a esta.


Por el conocimiento de que se va a presentar cuando cambies tus hábitos alimenticios, por tu cabeza pasan pensamientos que te asustan más.

Piensas que tan frecuente va a ser, que tan fuerte, que tanto te va a acechar. Cómo vas a reaccionar, qué tanto te va a debilitar, que tanto lo vas a soportar. Irás a sobrevivir, ¿te vencerá?.

¿Interferirá con tus ocupaciones, te estresará más?


Con solo pensar en ello, te paralizas, pospones más el deseo de sentirte con más energía y de verte como te gusta.

Crees que no tienes armas en tu oficina y en general con tu trabajo para combatirla, lo ves como un obstáculo más.



¿Cómo saber si es más el temor que la presencia de la ansiedad de comer?



- Has pensado tal como acabo de describir.

- Nada que empiezas porque siempre piensas en ello.

- Renuncias rápidamente ante cualquier sentimiento de hambre incontrolable o ansiedad de comer.

- Es en lo único que piensas.

- Sientes que la tienes todo el tiempo y que no se va a ir a no ser que desistas de tu cambio de dieta.

- Te la pasas con un miedo aterrador de que vas a comer desmesuradamente y lo indebido.

- Ni siquiera intentas adelgazar por dicho temor.

- Piensas que el cambio en la dieta no es para ti, mejor dicho, tú no eres para eso.

- Tienes la idea de que nunca más en tu vida vas a comer un alimento específico que amas. Piensas que es un sacrificio muy grande y no lo toleras.





No le tienes miedo (o no tanto) si...



- No es la causa número uno por la que procrastinas adelgazar.

- Te preocupan más otras cosas como dolores, la falta de tiempo.

- Sabes que la ansiedad de comer va a mejorar con el tiempo.

- Casi no piensas en ello.

- No te da miedo intentar.

- Si tienes ataques de comedera no renuncias.

- No piensas en renunciar por esa causa, si lo haces, es por otras razones muy diferentes.

- No piensas que te va a dar y crees que si se te presenta, podrás resolverlo.

- Sabes que va a ser duro pero que sí puedes con los cambios de alimentación.

- No piensas y no ves los cambios de comida como definitivos para el resto de tu vida, ni te interesa si va a ser así.



Que hacer si le temes pavorosamente a la ansiedad de comer



1. Acepta que ese es tu mayor temor para adelgazar. Ya conoces tu principal enemigo, lo cual es bueno.

2. No bases tu estrategia en comer menos sino en comer bien. (Aquí te amplío del tema )

3. Empieza gradualmente, con algo que no se te dificulta tanto.

4. Cuando sientas la ansiedad de comer come algo sano, no te aguantes.

5. Si fallaste, vuelve a intentarlo, no quiere decir que volverás a caer o dolerá igual. Cada vez dolerá menos y será con menor frecuencia.

6. Mantente listo para cuando pase.

Conserva contigo nueces, uvas pasas y otros frutos secos, fruta entera fresca, agua. Para que los consumas en esas situaciones.

7. Empieza por alimentos que no te den tanto temor.

8. Practica ejercicio, sirve para controlar el apetito.

9. Ponte metas semanales pequeñas y gradualmente las vas aumentando.

10. Evalúa cada semana. Cuantas veces te dio la ansiedad, que tan frecuentes fueron los episodios, que hiciste frente a ellos.

Verás que fueron menos de los que esperabas. Notarás que con el tiempo siguen disminuyendo.

11. Ocasionalmente, combina tu plato con un poco de la comida que tanto te gusta y gradualmente con el tiempo vas disminuyendo la cantidad.



Adelgaza continuamente sin interferir tu cotidianidad de directivo


Con los hábitos apropiados que encajen en tu estilo de vida actual de directivo, adelgazarás constantemente y aumentarás tu energía.
Empieza con mi plan de acción para tu estilo de vida actual.





Sobre la autora

Angela-Arias-MD-349.jpgAngela M. Arias, médica.

Ayudo a  directivos a adelgazar online, sin interferir su estilo de vida actual.
También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe; mi esposo también es directivo y tenemos una hija.





17 Formas de complicarse adelgazando. Y con el cargo de mánager absorbiendo


Adelgazar mientras se tiene un cargo administrativo suena bastante complicado, aún así, tiendes a complicarlo más. Mira si lo haces y las soluciones.



Tener un cargo administrativo es importante y emocionante para tu crecimiento profesional y social.


Es difícil tener tiempo para ti, con mayor razón para tener un cuerpo con el que te sientas bien y sano. O lo puedes olvidar fácil con tanta ocupación.


A la hora de empezar a adelgazar, con ese solo hecho de pensarlo, empiezas a complicarte.


No ves como puedes hacerlo sin enredarte más la vida.



Algunas consecuencias de complicarlo



- Lo que haces es retrasar más la solución, complicar más tu situación cada día en que no empiezas.


- Los progresos son lentos o nulos, porque buscas los métodos más complicados o los que tienen baja efectividad.


- Más frustraciones.


- Retrocesos frecuentes, te quedas en un ciclo de estancamiento sin salida.



Cómo te la estás poniendo más difícil


Si lo prefieres mira el video...





1. Viendo la solución más complicada que el problema




Ves más los posibles problemas que podrías tener que los que ya tienes.


No le prestas atención al dolor de espalda que tienes ahora, la preocupación diaria de que comes mucho, lo mal que te sientes contigo mismo.



- Analiza y escribe los problemas que más crees que podrían afectarte, piensa si ellos serían peor que tus problemas actuales.


- Si crees que si por tiempo, en los siguientes enlaces te enseño a usar muy poco tiempo y a perder grasa constantemente...



- Prueba poco a poco, si lo ves como un sacrificio, empieza por lo más suave.


- Solo practicando te vas volviendo más capaz, vas progresando. Es normal que a la primera falles.



2. Buscando lo último



La nueva app, el nuevo reloj fit, el alimento que más quema grasa, el producto que usan las celebridades.


Buscando primero los elementos complementarios, la ropa con nueva tecnología, el mejor gimnasio, la mejor comida adelgazante.
Me refiero a que nos la pasamos buscando las últimas técnicas para adelgazar, o las más comunes, o las más caras o las baratas.

Por estar complicandonos en buscar lo que no tenemos, no nos fijamos en lo que nos está causando el problema inicial, no nos esforzamos por encontrar solución a la falta de energía, o la falta de motivación, o a la negación de dejar la comida que nos encanta pero nos perjudica o cualquier otro que sea nuestro problema.

Actuando así, ni logramos conseguir lo mejor o lo que nos satisfaga, ni solucionamos las causas de las dificultades.


Pero sí nos estresamos más al ver que no encontramos lo que buscamos, al ver que estamos haciendo lo posible para ello y no mejoramos lo que queremos mejorar, el peso, la salud o sentirnos bien con nuestro cuerpo.


3. Prestandole más atención a lo que no te gusta que a otras cosas más prácticas




No quieres bajar el consumo del café y crees que por eso te va a ser muy difícil intentar adelgazar.


Averigua si de verdad tienes que hacerlo (en este caso dejar el café) para adelgazar. ¿Qué pasa si sigues tomando el café?


Cada problema que le veas analízalo, empieza por el que menos te afecta, o por el más fácil de abordar.


Si es necesario, ataca primero ese problema que tanto te preocupa, antes de empezar a adelgazar.



4. Viendolo como un compromiso y no como un deseo, un merecimiento




Míralo como algo positivo que te mereces, un deseo.


En este artículo hablo con más detalle del tema. (Sin compromisos para adelgazar mejora la voluntad para ello)



5. Crees que es una carrera, si no tienes resultados pronto, renuncias



Absolutamente puede ser a tu ritmo.


No importa el tiempo que tardes, lo que importa es el avance, el progreso, los cambios positivos, el mejoramiento de salud, el aprendizaje.


Bajarás de peso cuando te corresponda, siempre y cuando actúes para ello, si no actúas, pues no bajas.


6. Esperas tener los mismos resultados y a la misma velocidad que los demás




Es casi imposible que tengas exactamente los mismos resultados que otra persona, incluso con tu mismo peso y mismas rutinas.


Cada persona tiene su propio metabolismo, preocupaciones, hábitos, historia médica y genética.


No te compares por alguien más.


7. Piensas que debes practicar ejercicio como un deportista profesional(muchas horas diarias y muy extremo)



No es necesario, no necesitas muchos minutos semanales, ni hacer los ejercicios más intensos que te imagines.


En estos enlaces te dejo como hacerlo. En ellos también hablo de estudios que comprueban que con pocos minutos diarios (4 a 7) hay resultados…



8. Crees que tienes que dejar a un lado todo tu cotidianidad para hacerlo




No es cambiar tu vida, es aprender a mejorar tus hábitos, comes a diario, tienes más rutinas diarias, se trata de que sean más sanas.


Una mejor salud te da más energía y concentración, usas mejor tu tiempo y disfrutas más tu vida.


Haces tus labores con mayor eficacia, te queda más tiempo para lo que quieras.



9. Te empeñas en encontrar el momento indicado




Siempre habrá contratiempos, la vida es como un mar en movimiento, si esperas a que se quede quieto, nunca vas a empezar.


Es mejor aprender a cuidar tu salud y hábitos en los momentos difíciles, porque tendrás muchos durante tu proceso.



10. Tienes la idea de que nada funciona para ti




Cuando estás pensando eso, habla de bloqueamiento, de temores, de fracasos que has tenido y que te impiden volver a intentarlo.


Analiza tus temores, los mayores problemas. Aborda uno por uno, a tu ritmo hasta que recuperes la confianza.



11. Piensas que solo consiste en comer menos y moverte más




Es sabido que no son los únicos factores. Existen otros que se deben trabajar.


Especialmente, comer poco no es el objetivo ni la solución.




Ayuda moverse más, pero teniendo buena estrategia notas que es más importante la estrategia que el tiempo de ejercicio.


Lo más importante es tener hábitos de vida saludables, mira en los siguientes artículo sobre ello:




12. Crees que es solo para quienes no tienen ocupaciones




Mi objetivo es convencerte de que esto no es cierto. Por eso me gusta ayudar a los más ocupados, yo soy uno de ellos. Es un reto para nosotros.


Debemos permanecer cuidándonos y no dejar que el estrés y el trabajo nos quite la salud, energía y el disfrute de la vida.


En este artículo te cuento los resultados que he tenido usando poco tiempo para adelgazar



En el siguiente video te hablo de como adelgazar te da más tiempo para disfrutar:





13. Esperas a que te llegue la voluntad o motivación




No se sabe cuando te va a llegar ni por cuanto se va a quedar. Se puede empezar por partes con las que no se requiera de tu voluntad.


Ejemplo, no te molesta añadirle espinaca al huevo de la mañana, no tienes que estar motivado para ello, pues hazlo.


Luego de que estés en acción, te vas motivando más.


En los siguientes enlaces, te hablo sobre la voluntad y motivación…




14. Te preocupas más por el peso que por otros problemas más importantes




Cuando esa es tu única preocupación no te fijas si lo que comes te nutre o no.


No te importan los cambios en las medidas, en las tallas, en las fotos.


Te encegueces y te cuesta ver cambios positivos, diferentes al peso. Te confundes, porque el peso varía incluso en un mismo día.


Te frustras. Te trazas objetivos incorrectos, estrategias inadecuadas.


El peso va a bajar a su debido momento, después de mejorar tus hábitos.




15. Piensas que el fortalecimiento muscular no es efectivo para adelgazar




Esto está relacionado con darle importancia al peso. Los músculos pueden enlentecer la pérdida de peso pero aceleran la pérdida de grasa.


Moldean con mayor rapidez el cuerpo, regulan el metabolismo.


Ayudan a regular otros hábitos como el sueño, la comedera.


Te dan más energía.


16. Crees que tienes que pasar mucho tiempo practicando ejercicio cardiovascular




El cardio es muy bueno para la salud, para tu corazón. Para que sea efectivo para adelgazar lo debes practicar por horas lo cual es muy agotador, el poco tiempo disponible no lo permite.


Además, este ejercicio tiene menos efectividad en el resto de las horas del día en que no estás ejercitándote para la pérdida de grasa, que el fortalecimiento de músculos.


Los músculos usan más energía (calorías) en estas horas, que cuando solo se practica cardio.


17. Empezando por las dietas más restrictivas o cambios de hábito extremos




Esperando resultados prontos sin mejorar tu condición nutricional.


Primero, no vas a aguantar por mucho tiempo, ni vas a tener resultados que perduren.


Empeoras tus carencias nutricionales, aumentas la ansiedad de comer.


Solo cuando ya tienes unos hábitos sanos, principalmente una nutrición saludable, solo entonces, sí puedes ensayar los ayunos, dietas sanas por períodos razonables como la cetogénica.




Adelgaza continuamente sin interferir tu cotidianidad de directivo


Con los hábitos apropiados que encajen en tu estilo de vida actual de directivo, adelgazarás constantemente y aumentarás tu energía.
Empieza con mi plan de acción para tu estilo de vida actual.





Sobre la autora


Angela-Arias-MD-349.jpgAngela M. Arias, médica.


Ayudo a  directivos a adelgazar online, sin interferir su estilo de vida actual.
También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe; mi esposo también es directivo y tenemos una hija.