Qué rabia tener que cuidar de mí y yo sin tiempo

Cuidar-de-mi-sin-tiempo
Un enojo circula por tu sangre cuando tienes mil tareas por hacer y además cuidar de tu salud. Te doy opciones para sobrepasar los momentos difíciles y tener tu estilo de vida saludable con poco tiempo.


Estás que explotas, quieres salir y dejar todo tirado.


El estrés de tener que alargar tus días para poder entregar con tiempo la presentación para tu jefe, estudiar para el examen final del del período del diplomado y esta semana tienes una reunión del colegio de tus hijos y otros pendientes por resolver.

No tienes tiempo para nada más no te permites pensar en ti. A última hora te resulta un problema más: ese dolor de espalda no te deja seguir con el día, no lo puede seguir ignorando, tu médico te recomienda bajar de peso y bajarle al estrés.

Dirás, lo que faltaba, como si no tuviera nada más que hacer y fuera de eso me toca privarme de mis comidas favoritas.

Como si fuera tan fácil bajar de peso y bajarle al estrés.

No, ni de loco vas a suspender tus estudios, no queda más remedio que calmar el dolor con un par de aspirinas.

Pensarás que esas son las consecuencias que tienes que vivir por querer progresar. Tal vez quieres progresar no por ti sino por tus hijos y tus amados.

Es frustrante que cuando menos te lo puedes permitir es cuando más necesitas estar saludable

Hay muchas salidas para tus problemas actuales:
- Renunciar al trabajo o cambiar de trabajo
- Suspender tus estudios
- No prestarle atención a tu salud
- Seguir como vienes
- Afrontar tus problemas con una mejor actitud.

Por eso estás leyendo esto ahora tratando de encontrar la mejor solución, tratando de encontrar la cura definitiva. O simplemente estás buscando desahogarte.

Yo te propongo soluciones y te motivo un poco


Lo primero, Anímate


El hecho de que estés tan entregado a tu trabajo dice muy buenas cosas de ti: eres responsable, sabes hacer bien las cosas, no te da miedo las responsabilidades, le temes al fracaso, no quieres ser un perdedor, te preocupas por ti y tu familia.


Canaliza tu ira


La ira como todas las cosas tienen su lado positivo y su lado negativo.

Aprovecha la ira que te posee en este momento y canaliza esa energía haciendo lo que más te cuesta hacer, Por ejemplo, si para ti lo más difícil es hacer el informe para tu jefe, cuando tienes esta frustración trabaja más en este informe y notarás un resultado mejor de lo que esperabas.

A todos nos pasa cuando más ocupados estamos más problemas resultan.

Me pasó cuando tenía jefe, tener que presentar informes los cuales me hacían gastar más de mi tiempo libre me frustraba, y más cuando había presión para entregarlos rápido. La frustración se convertía en enojo, me hacía tener los informes listos en el menor tiempo esperado y con los mejores resultados.

Pienso que me sentía desafiada cuando debía presentar algún informe, el desafío me hacía sacar lo mejor de mí.

El bonus extra que te ganas con los buenos resultados es que te das cuenta de que tienes muchas habilidades, de que eres mejor y muy bueno para muchas cosas. Eso te motiva.

Planea

La palabra planea se está convirtiendo en mi lema. Planear te ayuda mucho, te ayuda a organizar tus ideas, a organizar tu vida, a ahorrar tiempo, ahorrar energía.

Para nosotros los latinos la palabra planear no ha estado muy frecuente en nuestro diario vivir. Estamos acostumbrados a vivir a la defensiva, estar pensando en que no nos deje el bus que nos lleva al trabajo, pendientes de que nadie nos robe mientras esperamos el bus, pensando  todo el día en como terminar de pagar las deudas e infinidad de cosas más. ¿Con qué tiempo y con qué energía vamos a planear?

Te recomiendo que planees, vivir en un país desarrollado me mostró la importancia y los beneficios de planear. Te facilitará todo.

Establece prioridades

Todos tus problemas se entrelazan, tú y tu salud no se pueden dejar a un lado.
No es cuestión de sacar dos horas diarias para hacer ejercicio. Es cuestión de organizarse y establecer prioridades.


Si ese dolor de espalda y sobrepeso te están afectando para tu vida diaria hay que hacer algo al respecto.
Por ejemplo:
- Las próximas dos semanas vas a sacar más tiempo para tu espalda y no para ver televisión.
- Las próximas dos semanas no vas a comer la hamburguesa que tanto te gusta.
-Las próximas dos semanas te vas a levantar media hora antes y planear tu día de trabajo para tener unas semanas más productivas y menos estresantes en el trabajo.

Dos semanas se pasan rápido, notarás que pudiste, que de verdad te sirvió el esfuerzo que hiciste y que no fue tan sacrificado como pensabas.

Al cabo de dos semanas te sentirás más aliviado porque lograste cumplir con tus deberes y tu dolor de espalda ha mejorado notablemente.

Seguirás con la idea de seguir planeando todas tus cosas.

Todo lo que te dije no es nada nuevo para ti, sólo quería hacerte ver que tienes más habilidades de las que piensas. También trato de desenredar tu mente entre tanto estrés y enfocarte en lo que más necesitas.



No hay comentarios. :

Publicar un comentario