5 Causas impensables por las que recaes en tentaciones y engordas nuevamente


Piensas que no eres fuerte y no sirves para adelgazar. Conoce estas cinco causas verdaderas por las que vuelves a engordar y sus posibles soluciones.


Te ha pasado que logras el objetivo de perder cierta cantidad de peso, tu propósito es continuar así, más delgado.



Luego de un tiempo recuperas un poco el peso, has caído en tentaciones que creías superadas, te sientes mal y te rindes, vuelves al estado en que estabas al principio.


Sé que es doloroso, afecta tu autoestima y estos sentimientos negativos te hacen rendir, no quieres volver a intentarlo, te da temor fracasar nuevamente, comes los postres que tanto te gusta para sentirte mejor y se vuelve una cadena en reversa, no vas para adelante sino para atrás.


Es hora de parar el ciclo, empieza por mirar estas causas y posibles soluciones, analiza si alguna de ellas es tu caso.


5 Causas por las que recaes en los viejos hábitos y recuperas el peso perdido



1. Factores externo que te perturban la parte emocional


Te provocan iras, frustraciones, tristezas, ansiedad, bajan tu autoestima, tales como:
problemas en el trabajo, problemas económicos, imprevistos, una celebración infaltable, una noticia importante para ti.


Las emociones fuertes te ocasionan caos en la rutina, bloquean tu mente, hacen que tus pensamientos se dirijan únicamente a ese problema, haciéndote susceptible a caer en tentaciones que venías controlando efectivamente.


Ya estás susceptible por esa moción fuerte que acabas de pasar y ves que has vuelto a tus hábitos antiguos lo cual te hace bajar la energía y la motivación para empezar nuevamente.


Posibles soluciones


  • No sentirte mal, no es tu culpa, tuviste eventos ajenos a ti que te afectaron de una manera u otra. No pienses que eres débil, que no sirves para esto.
  • Ya no hay nada que hacer, empieza de nuevo, no significa que no lo vas a lograr nuevamente, es una experiencia más que te da fortaleza para no rendirte la próxima vez.
Muy probablemente cuando lo vuelvas a intentar no pasará un evento igual de impactante para ti como el que pasaste.
  • Ten un horario con todas tus tareas y prioridades, esto te ayuda a ordenarte incluso en los días de crisis. Tener un orden te ayuda a superar mejor lo que se te ponga enfrente.



2. Tienes poco apoyo de quienes te rodean


Sin darnos cuenta muchas veces estamos rodeados de personas que solo nos dan comentarios negativos, no le prestan importancia a nuestros objetivos, nos juzgan a todo momento, nos creen incapaces de cumplir lo que queremos.


En ocasiones no lo dicen pero si lo demuestran con su actitud.


La mala energía, malos comentarios y poca beneficio proveniente de estas personas nos hacen creer lo que ellos piensan, empezamos a creer que es cierto, que somos incapaces, que no vale lo pena lo que queremos.


Esto baja la autoconfianza, nuevamente, no te sientes motivado para seguir con tu sueño de adelgazar.


Posibles soluciones


  • Pon en una balanza la importancia que tienen estas personas para ti, si están en el lado en que te aportan más negativismo que positivismo, aléjate de ellas si es posible.
  • Si no te puedes alejar porque es tu jefe, tu compañero de oficina; habla con ellos, explícale que te afecta su actitud, sus comentarios, explícale porqué es tan importante para ti.



3. No estás preparado en el momento para el viaje de perder peso


Tal vez lo estás haciendo porque tu médico te lo recetó, porque tu pareja te lo pidió pero en realidad no es una prioridad para ti (sino para otros). En este caso si es muy fácil que dejes el proceso de adelgazar en cualquier momento.


Posibles soluciones


  • Piensa los beneficios que tendrás si complaces a las personas que te lo están pidiendo, por ejemplo, mejora absolutamente tus problemas de salud, compartes más tiempo con tu pareja al ejercitarte con ella.
  • Si ya te convenciste porque tienes muchos beneficios, ponte una fecha límite para empezar y escribe los beneficios y motivos por los cuales lo vas a hacer, léelos frecuentemente para que te motives.
  • Hazlo poco a poco de modo que no lo sientas como un sacrificio.


4. No es tu prioridad número uno


Es algo parecida a la causa anterior con la diferencia de que en este caso si es una prioridad tuya solo que no es la primera sino la segunda o tercera.
Planeas más, inviertes más en tus prioridades mayores, por ejemplo en estudiar. La mayor parte de tu energía la inviertes en terminar tus estudios, tu peso tiene poco campo en tu tiempo y planificación.



Posible soluciones


  • Ponerte una fecha límite cercana para empezar, hazlo por períodos cortos diarios pero constantes, poco a poco vas acomodando tu horario.
  • Ponte el objetivo de no parar por ninguna circunstancia. Así sea ejercitarte solo 10 minutos al día, por ejemplo.



5. No tienes en claro como continuar con un estilo de vida que no te haga ganar peso nuevamente


Estás engordando y no sabes el porqué, crees que estás haciendo todo bien y no te está funcionando, son signos de que no sabes como continuar.



Posible soluciones


  • Si este es tu caso, te sugiero que antes de empezar otra vez a adelgazar te detengas y te conozcas mejor, analices tu situación, analices cuáles son los hábitos que más te perjudican, cuáles te favorecen, cómo te sientes durante el proceso y después.
  • Analiza cuáles fueron los hábitos que te ayudaron a adelgazar, escríbelos y retómalos.



Descarga gratis 15 menús rápidos para detener la ansiedad de comer y continuarás recibiendo tips sobre perder los antojos y control de peso. Me apunto




👇👇👇
¿Te gustaría tener asesoría grupal  online para perder grasa?

Acompañado, pero a tu ritmo, desde donde y cuando quieras

El grupo está en construcción, apúntate a la lista de espera para que no se te escape.




¿Has pensado en otro motivo que te ha engordado y no está aquí? cuéntamelo en los comentarios.




Sobre la autora
Angela-Arias-MD-349.jpg 
Angela M. Arias, médica, asesora en adelgazar.


También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe lo que implica más trabajo y horarios prolongados, madre de niña de 3 años. Aún así conservo mi peso en un estado saludable. Ayudo a los atareados como yo a alcanzar un peso que les permita sentirse con energía, sanos y felices.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario