Lo que de verdad sirve y lo que no para una vida saludable


El mundo de la vida saludable te invita a comprar y consumir productos que no acostumbras o desconoces. Aprende lo que es importante y que funciona.



Lo que no sirve para una vida saludable




No sirve nada de lo que compras si no estás haciendo algo para cambiar tu estilo de vida poco saludable.



Estás feliz porque compras jabones y cremas que dicen ser naturales, orgánicas y menos dañinas para la salud. También porque compraste un agua desintoxicante (detox).


Puedes comprar el mejor remedio antioxidante que existe pero si no dejas de hacer lo que te está causando la oxidación en tu organismo y mente, no funcionará.

Te pongo un ejemplo:
digamos que tomas diariamente en las mañanas un vaso de avena con las hojuelas sin azúcar y sin grasa.
  • La avena te da mucha fibra, mejora tu digestión, te controla el apetito, mejora los niveles de azúcar sanguínea, te ayuda a disminuir la absorción de grasas, más los nutrientes que te proporciona la avena.
  • Ese avena no te va ayudar si continuas comiendo tocino frito a diario
  • No te va a ayudar en la digestión si no tomas más líquidos el resto del día.
  • La avena no te va a dar la energía, fuerza y resistencia que te da el ejercicio, Incluso de proteger tu corazón.
  • La avena no te va a dar la tranquilidad que te da no hacerle daño a otras personas.
  • Ese vaso de avena no va a limpiar el papel que tiraste al suelo ayer en la calle.



Es el mismo principio de la existencia de tantas personas con obesidad encontrándose en la actualidad tanto método para adelgazar y muchos te aseguro que son muy buenos y efectivos.


El método les puede funcionar pero muy lento porque no están cambiando los hábitos que les hicieron aumentar de peso, hasta que llegan a un punto en que se cansan porque los resultados son lentos, muy pocos o nulos.


O sí cambiaron su estilo de vida mientras usaban el producto o método pero volvieron a sus malos hábitos luego de terminarse el producto, no continuaron con los hábitos buenos que llevaban mientras usaban el producto.



Dejar de consumir frutas y verduras porque no están etiquetadas como orgánicas tampoco funciona.




Es un error pensar que solo sirve la comida orgánica, y que la que no lo es te está matando. Dejar de consumir legumbres, frutas y verduras sean orgánicas o no, te traerá mucho problemas, en ellas están las vitaminas y minerales que necesitas, están las proteínas, la fibra, las propiedades antioxidantes y detox. Te estás perdiendo todo eso por el simple hecho de que no son orgánicas.





Tips que sí funcionan para una vida saludable




1. Número uno ya sabes, cambiar tus hábitos de vida perjudiciales



Conoces lo que está perjudicando tu salud en estos momentos, (o al menos tiene una idea) cámbialo en vez de buscar un producto que lo haga por ti.
Así no aprendes nada, así te vuelves dependiente de un producto para el resto de tu vida.


Si cambias tus hábitos y logras hacerlo por mucho tiempo, sabrás que eres más capaz de lo que pensabas, que no era tan difícil como creías.



2. Mira que es lo que hace a ese producto natural y saludable



Lee más allá de la palabra natural, orgánico y lee los porcentajes de los ingredientes.


Una crema puede decir natural y lees un poco más y encuentras que es porque está “hecha con avena”  pero si miras con más detalle los ingredientes, encuentras que dice al final que tiene menos de 2% de semilla de avena. Interpretación, tiene un 98% de químicos que seguramente tú no deseas.



3. Sé moderado con todo


Por ejemplo, sabes que el banano es un producto natural y saludable, empiezas a comer 5 bananos diarios. Con un hábito así existen las siguientes dos posibilidades, entre otras, de daños en tu salud:
que te llenes con los bananos y resultes comiendo menos de otros nutrientes diarios necesarios y termines con una deficiencia nutricional.
Que en unos años salga un estudio que diga que las personas que comen más de un banano diario tienen más riesgo de cáncer.
Es una cuestión con la ciencia, día a día hay más posibilidades de encontrar males y curas. Y lo que comemos o usamos hoy no sabemos si más adelante se descubra que no es tan bueno como se pensaba. Pero si nunca abusaste de ese producto, muy factible es que no te haga daño alguno.



Abusando de lo saludable puedes caer en la ortorexia.



4. Piensa si de verdad necesitas ese producto para tu salud.


Ejemplo. Encuentras una nueva crema con aloe vera que dice que es exclusivamente para el área genital y no acostumbras a usar cremas en esa parte. ¿Necesitas la crema? Absolutamente no.


No todo lo que diga natural, saludable, orgánico tienes que consumirlo.


La vida saludable se trata más de simplicidad, aprovechar mejor los recursos, consumir menos, solo lo necesario, de prevenir.



Si quieres conocer más sobre el mundo de lo saludable y de cómo mantener tu peso estable te recomiendo que te unas a mi club y continuarás aprendiendo solo con tu correo electrónico Me uno aquí


No hay comentarios. :

Publicar un comentario