¡Muévete, ejercítate! Es bueno para el cuerpo y el alma


ejercitarse

El ser humano necesita moverse, está en su naturaleza, desde el principio de la humanidad el hombre estuvo siempre activo para defenderse de sus depredadores naturales, para obtener su alimentación y para desplazarse huyendo de las adversidades climáticas.

En los tiempos modernos que el hombre ha dejado de moverse, permanece sentado mínimo 8 horas diarias, acostado otras 8 horas, está desarrollando múltiples problemas de salud, entre tantas menciono:
alteraciones en
la digestión 
alteraciones del sueño
dificultad para concentrarse
cansancio crónico
problemas circulatorios
problemas musculares y esqueléticos
problemas cardíacos
desordenes hormonales
alteraciones en el desarrollo de los niños
diabetes (diabetes mellitus)
muchísimas patologías más.  

Debes necesariamente estar conscientes de esto, para tener una vida saludable y llevadera. Es de vital importancia el ejercicio y evitar todos estos problemas.

Cuando te ejercitas la vida te puede cambiar drásticamente:

Te sientes con más energía
Tienes mejor ánimo
Positivismo
estás mejor dispuesto para afrontar los problemas cotidianos
quieres vivir más
te sientes bien
se te quitan las dolencias musculares
mejoras el estrés
la digestión es más adecuada
los ciclos hormonales se regulan
el cerebro rejuvenece
evitas, controlas enfermedades como la diabetes, hasta se pueden curar muchas de ellas.

Tiene infinitas cosas positivas, ¡siéntete vivo,  Anímate, ejercítate!

Consejos para moverse

Primero que todo evitar las escusas como:
  • La número uno, no tengo tiempo: lo digo por mi experiencia, en algún momento sentía que no tenía tiempo y me sentía cansada debido a jornadas laborales largas de 10 y 12 horas para  luego salir y utilizar 2 medios de trasporte público (el bus y el metro) en la hora en que todos están tratando de llegar a sus hogares, en medio de tantas personas que en su afán estrujan,  lastiman, te hacen perder el metro, te toca esperar el próximo que se demora otros 10 minutos, estas parado todo el tiempo, a la defensiva de ladrones, te gastas otras 2 horas en todo este trajín de intento de llegar a la casa y como resultado no quieres hacer nada más aparte de estar en tu cama como una morsa sin mover un dedo, y piensas no tengo tiempo para nada más. No tengo vida, solo para trabajar.
Cuando decidí iniciar el ejercicio a pesar de la “falta de tiempo”, la primer semana fue igual o más agotadora pero luego me sentía mejor, con más ánimo para trabajar, ya no me afectaba tanto el diario trajín de trasportarme a mi hogar, al llegar a casa sentía más energía para hacer otras cosas como salir al parque y caminar, ir a cine, salir a tomarme una bebida, disfrutar más de la noche y de mi tiempo libre. Sobretodo más gusto por el ejercicio. Obtuve más autoridad y confianza para aconsejar a mis pacientes para que saquen tiempo para el ejercicio.
  • No me gusta el ejercicio: la  verdad es que a la gran mayoría de las personas no les gusta el ejercicio. Al notar que estás saludable, con más energía te va gustando un poco más, y debes  hacerlo así como cepillarte los dientes: a nadie le gusta, pero todos lo hacemos varias veces al día, hasta lo hacemos inconscientemente sin estar pensando odio cepillarme los dientes.
  • No tengo quien me cuide los niños: se puede ejercitar en cualquier parte, no quiere decir que tiene que ser en un gimnasio, puedes salir a caminar con los niños, es saludable para ti, para los niños y les estas enseñando la costumbre de ejercitarse también. Si tu barrio no es muy seguro puedes hacerlo dentro de la casa mirando programas o videos que ensenan diversos ejercicios, jugando activamente con los niños y varias cosas más que se pueden hacer en casa y con tus hijos.
  •  No tengo dinero para el gimnasio: como lo dije anteriormente se puede hacer libremente en donde quieras, lo mejor es al aire libre con la naturaleza, afortunadamente todavía hay muchos espacios públicos y gratuitos.
Además también puedes encontrar descuentos especiales por pertenecer al mismo barrio, o por la edad, o por trabajar en determinada empresa, o por estudiar, o por el mes del padre o madre, o porque es navidad, o porque el gimnasio es totalmente nuevo. Sal y encontrarás muchas oportunidades que ni sabias que existían.
  • No quiero arruinar mi peinado o alisado: no es una excusa, el peinado te lo podrás hacer en otro momento.
  • No estoy acostumbrado: nadie lo está, progresivamente tu cuerpo se va acondicionando.
  • No tengo el físico para el ejercicio: la idea es empezar suave al ritmo que tu cuerpo pueda y con el tiempo se va aumentando la intensidad.

Espero hayas sembrado en alguna parte el deseo de iniciar ejercicio, este artículo es solo para crear la conciencia, para planearlo y prontamente ejecutarlo. Aprende un estilo de vida saludable, hay mucha información, tampoco hay que buscar mucho, lo sabemos desde la infancia, es solo cuestión de moverse. Si no quieres no busques más información, no lo tomes como otra excusa para no hacerlo. ¡Solo muévete! 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario