Test para saber la causa de estancamiento en tu pérdida de grasa



Test para quienes han bajado grasa o peso,  llevan un tiempo con buenos hábitos alimenticios y actividad física y están estancados sin saber la causa.


Estar estancado a pesar de continuar cuidando la alimentación y ejercitándose regularmente es frustrante, hace perder la esperanza, crees que se necesita demasiado esfuerzo.

Realmente lo que hace falta es tener una buena estrategia, para  hacer lo que más funciona y gastar menos tiempo y energía en lo que menos sirve.


Todos los puntos que se tocan en el test son los que más influencia tienen para salir del estancamiento en la pérdida de grasa. 

He logrado con todos estos puntos a mejorar, sacar del estancamiento a personas que estaban perdiendo la esperanza. Por ejemplo, puedes mirar mi caso aquí:  Cómo Perdí  la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte final: Los cambios determinantes

Las preguntas a continuación abarcan los temas de ejercicio, alimentación y otros factores del estilo de vida importantes para la pérdida de grasa.

Lee las preguntas con cuidado para que respondas acertadamente. Entre más sinceras tus respuestas mejor conocerás tu caso y sabrás lo que debes mejorar.


En cuanto al ejercicio


1. Cuántas veces semanales haces ejercicio
a. 0  
b. De 1 a 2
c. 3 o más

2. Cómo es tu relación de ejercicio cardiovascular y fortalecimiento muscular
a. Solo hago cardiovascular. (bicicleta, elíptica, caminar, trotar, correr, etc.)
b. Hago un 80 - 90% de cardiovascular y el resto fortalecer músculos
c. Hago 50 / 50 de ambos
d. Hago más de fortalecimiento muscular

3. Si tienes un nuevo reto en el trabajo o un problema importante en tu vida que requiera mucho de tu tiempo. Disminuyes el ejercicio...
a. Un 100%
b. Un 50%
c. No disminuyo el ejercicio

4. Con qué frecuencia dejas de ejercitarte más de 3 semanas seguidas
a. Más de 3 veces al año
b. Aproximadamente 3 veces al año
c. 1 a 2 veces al año
d. Nunca

5. Cuánto tiempo llevas haciendo ejercicio regularmente
a. 1 mes
b. De 2 a 4 meses
c. 5 meses o más
d. Años

6. Cuánto tiempo del ejercicio le dedicas exclusivamente a los músculos abdominales
a. Más de 10 minutos
b. 5 a 10 minutos
c. 0
d. Ocasionalmente


En cuanto a la alimentación


1. Cada cuánto caes en tentaciones de manera que te den remordimiento, por ejemplo, comer 3 paquetes seguidos de frituras
a. Diario
b. De 3 a 4 veces a la semana
c. 1 vez a la semana o menos

2. Cada cuánto consumes smothies (batidos)
a. Más de uno al día
b. Diario
c. 3 veces a la semana
d. Ocasionalmente

3. Cuántas comidas diarias
a. 2 o menos
b. 5 o más
c. De 3 a 4

4. Qué tanta agua consumes diariamente
Menos de 2 vasos
a. 1 a 3 vasos
b. 4 a 6 vasos
c. Más de 6 vasos de agua

5. Consumo de frutas y verduras diariamente
a. Ocasionalmente
b. 1 a 2 veces diarias
c. Más de 3 veces al día

6. Cuántas porciones de carbohidratos consumes al día
a. 3 o más
b. 2 - 3
c. 1 o menos

7. Qué tipo de carbohidratos consumes
a. Arroz blanco, y/o pan blanco, y/o pasta regular
b. Integrales y en ocasiones blancos
c. No consumo carbohidratos, incluso evito los provenientes de frutas y verduras
d. 100% integrales y los de las frutas y verduras

8. Con qué frecuencia consumes frituras tanto las de paquete como las hechas en casa que implique más de 4 cucharas de aceite, manteca o mantequilla.
a. Diario
b. 2 a 3 veces semanales
c. Menos de 3 veces a la semana
d. Muy ocasionalmente

9. Comida chatarra como comidas rápidas, postres, gaseosas, helados, frituras
a. Más de 3 veces por semana
b. 1 a 3 veces semanales
c. 1 vez o menos a la semana

10. Te la pasas tratando de comer muy poco
a. A diario
b. Más de una vez por semana
c. Muy ocasionalmente

11. Cada cuánto comes legumbres como lentejas, frijol (habichuelas, alubias), garbanzos, guisantes (arvejas, chícharos).
a. Muy ocasionalmente
b. 1 vez a la semana
c. Entre 2 a 4 veces semanales
d. Todos los días

12. Con qué frecuencia consumes carnes rojas
a. 1 vez o menos a la semana
b. 2 veces a la semana
c. 3 a 4 veces semanales

13. Cada cuánto comes carnes avícolas y pescados
a. 1 vez o menos a la semana
b. 2 a 4 veces
c. Diario

14. Qué tipo de leche consumes
a. De origen vegetal como almendras, soya
b. De vaca cero grasa
c. De vaca semidescremada
d. De vaca entera

15. Y el huevo
a. Menos de 2 a la semana
b. De 2 a 4 a la semana
c. Diario


Estilo de vida

1. Cuántas horas diarias duermes
a. Menos de 7
b. Más de 9
c. entre 7 y 9

2. Tienes problemas de tiroides o alguna enfermedad que te cause cambios de peso o de metabolismo
a. Sí
b. No

3. Cada cuánto tienes estrés del que no te deja dormir, te sientes tensionado, es lo último que piensas al acostarte y lo primero al levantarte.
a. Llevo más de un mes con un estrés así, muy constante
b. 2 o más veces a la semana
c. 1 vez a la semana
d. Muy ocasionalmente

4. Cuánto tiempo llevas con tu proceso de pérdida de grasa
a. 1 mes
b. 1 a 3 meses
c. 3 a 6 meses
d. Más de 6 meses
e. Años



Resultados


Lo ideal es que tus respuestas sean la última de cada pregunta. Cada una de ellas es importante y muy influyente en tu pérdida de grasa, trabaja en todos los puntos. Anota las que no te dieron bien para que las tengas en cuenta y te enfoques.



Apunta tu Email y descarga 5 Tácticas Probadas para 
Desestancarte en la Pérdida de Grasa en un Mes
   Me apunto




Sobre la autora

Angela-Arias-MD-349.jpg

Angela M. Arias, médica, experta en pérdida de grasa.


También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe lo que implica más trabajo y horarios prolongados, madre de niña de 4 años. Ayudo a salir del estancamiento a quienes ya no ven avances en la pérdida de grasa con sus esfuerzos.




Cómo Perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte final: Los cambios determinantes




Cuento resumidamente todas las estrategias que me funcionaron para perder grasa rebelde. Por ejemplo, la que acumulas en ciertas partes por genética.



Hubo una época de mi vida en que estaba estancada con la pérdida de grasa y no entendía muy bien porqué. Creía que era por mi edad, entre más años más difícil tener un cuerpo moldeado.

También creí que era mi genética, que no podía luchar contra ella.


Estaba yendo al gimnasio regularmente, comiendo saludable, ya no trasnochaba ni consumía licor como en la década de mis 20.

Pero a la hora de verme con un biquini o cuando alguien me tomaba una foto de espalda notaba la acumulación de una grasa que no quería dejarme, no me permitía sentir completamente bien con mi cuerpo. Se lo atribuía a la genética y a la edad.


Hace exactamente 2 años me tomaron la foto que me hizo continuar, no rendirme y seguir mi estilo de vida saludable. Y no es porque la foto mostrara resultados deseados. Al contrario, odié la foto. Odié mi cuerpo cuando la vi.

Es un odio que nos pasa a muchos; dura mientras estás viendo la foto o cuando te acuerdas de ella, luego vuelve tu amor propio.

Eso me hizo pensar en que tenía que seguir luchando. Si dejaba de hacerlo iba a ser peor y me sentiría mil veces peor.

Guardé la foto para observarla con cierta frecuencia para que me recordara porque quería seguir en la lucha y nunca disminuir ni un poco los hábitos saludables. (Tenía la idea de que al menos iba a mejorar así fuera un poco).

Un año y medio después de dicha fotografía ¡Por fin! me tomaron una foto de espalda y no me sentí mal con ella ni con mi cuerpo, me gustó la foto. Nunca creí que fuera a pasar. Fue la primera vez en mi vida.


La primer foto mía de espalda que me ha gustado (Con mi hija)


¿Cuál grasa rebelde?



Era una grasa que no quería abandonarme y estaba ubicada en un sitio muy característico en mi familia. (Las mujeres de mi familia materna acumulamos grasa en la espalda, caderas y muslos). Además de la piel de naranja, por eso la llamo grasa rebelde.



¿Qué pasó en ese año y medio?



Por las múltiples ocupaciones y sin intención, empecé a cambiar gradualmente el número de sesiones de ejercicio en gimnasio por sesiones en casa.


Al principio iba dos veces semanales al gimnasio y una vez lo hacía en casa. Hasta que llegó el punto en que no volví al gimnasio y seguí ejercitándome exclusivamente en casa. Era más fácil, rápido y barato.

Sin embargo, había épocas en las que no tenía un estado de ánimo con disposición para el ejercicio, bien sea por estrés, cansancio o desánimo. Y lo hacía solo una vez por semana, en ocasiones pasaban dos o tres semanas sedentarias.

Así pasó otro año. No vi mejoría en disminuir la grasa, lo más importante, no la aumenté.



Los cambios definitivos tomados que me hicieron perder esa grasa rebelde



Era hora de aplicar la teoría que tenía en mi cabeza y no solo predicarla.



FOTOS
Si ves las fotos con detalle notas que tenía grasa hasta la mitad de la espalda. En la espalda ha bajado notablemente la grasa, se notan mejor los músculos.

Era algo que no esperaba teniendo un estilo de vida saludable. En ese entonces no estaba aplicando una buena estrategia para perderla.

Solo ahora viéndolo en retrospectiva lo he notado.


1. Estudios demuestran que el ejercicio fuerte, bien hecho y por corto tiempo es muy efectivo para la pérdida de grasa, el acondicionamiento físico y el cardiovascular. Ejemplos el HIIT, tabata y otros. Mira el estudio aquí 

En cuanto al ejercicio, la medida que tomé fue practicarlo 20 minutos diarios. Es  mucho más fácil de sostener en el tiempo, mejor posible de cumplir que una hora y media que hacía antes.


* Haz aquí el Test para saber la causa de estancamiento en tu pérdida de grasa





2. Otro estudio muestra que 1 minuto de ejercicio cardiovascular 3 veces a la semana son suficientes para tener un corazón fuerte. Ver estudio aquí 

Disminuí notablemente este tipo de ejercicio, lo limité a 3 minutos semanales (1 minuto 3 veces por semana).

En mis épocas de gimnasio (anteriormente) y en las de mucho ánimo realizaba cardiovascular 30 minutos 3 veces por semana, más el fortalecimiento muscular.



3. Insistir en no estar pendiente en comer poco.

Desde hace un buen tiempo sabía el concepto de no prestarle atención a las calorías. Es una medida muy dura de tomar; en todos lados te insisten en las bajas caloría.

Porque tienes el concepto de que comer menos sirve para adelgazar tan arraigado en ti, que toca entrenarte para lograrlo. En la parte 2 de la serie hablo con más detalle del tema.

Finalmente en el 2017 hice caso omiso a las calorías y me preocupé solo por la calidad. Una buena calidad consiste en:


* Pocos carbohidratos provenientes del trigo (harina) si es el caso, que sea solo integral. En la parte 1 de esta serie de cómo perdí la graso hablo sobre formas de disminuir las harinas. Léelo aquí 

* Consumir los carbohidratos provenientes de verduras, legumbres y frutas.

* Dieta rica en proteínas.

* No restringir del todo las grasas, se pueden consumir, nuestro cuerpo las necesita. Principalmente las saludables.
También son buenas las provenientes del huevo, leche; incluso, las de origen animal.

* Evitar a toda costa las grasas provenientes de las frituras y las carnes procesadas (embutidos como salchichas). Estudios recientes revelan que las grasas no son tan malas como se pensaba, ver aquí 

* Una dieta rica en fibra también proveniente de los vegetales, frutas y legumbres.

* Alto consumo de agua para facilitar la digestión de los alimentos nombrados. Sin ella no se logran procesar correctamente y podría perderse el buen efecto de estos alimentos.

Disminuir considerablemente o cortar del todo la comida chatarra, ver en la parte 2 de la serie te hablo de ello.



¡BOOM! Empecé a ver por fin la disminución de esa grasa rebelde. Gradualmente fui viendo el cambio y cuando vi esa foto que me tomaron sin notarlo de espalda que me gustó, vi el logro.

Gracias a todo esto pude burlar mi genética y quitarle la rebeldía a una grasa que no deseaba conmigo.


- Resulta que tener semana o varios días seguidos de desjuicio retroceden ¡mucho! tu trabajo o lo estancan (es mejor ser constante usando menor tiempo diario).
- Resulta que el ejercicio cardiovascular sí quema muchas calorías en los minutos en que los estás realizando pero no gasta tantas calorías en el resto de horas del día en que no estás ejercitándote.
En cambio el fortalecimiento muscular gasta calorías en el momento en que lo estás trabajando y mucho más en las otras 23 horas del día que estás más inactivo.



ACLARACIÓN

No intento decir que tener un cuerpo con grasa es razón para discriminar a esa persona. Desapruebo completamente cualquier tipo de discriminación física, mental, social y de todo tipo. Todos tienen derecho a ser diferentes, únicos y sobretodo a ser como quieren ser.


Todo ser vivo es hermoso e importante.



Para finalizar la serie de Cómo perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! te lo resumo:


1. Acéptate y quiérete, ver en la parte 3 

 2.  Comer saludable y dejar todos los hábitos poco saludables. Hazlo gradualmente, entre  más rápido mejor.

3. Tener constancia con el ejercicio, mínimo 5 veces por semana, no es necesario hacerlo por horas.

4. El ejercicio debe ser de fortalecimiento muscular un 95% y el resto de cardiovascular.

5. Sigue los consejos para cambios de alimentación que te doy en esta y todas las entregas de la serie.

Para que entres en detalles y no se te escape nada te recomiendo leer todos los artículos de la serie. Aquí te la dejo…

Cómo perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte 1: mis errores y qué hacer con las harinas 

Cómo perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte 2: no más dieta ni comida basura

Cómo perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte 3: aceptarte es un paso esencial 



Únete al club y descarga 5 Tácticas Probadas para 
Desestancarte en la Pérdida de Grasa en un Mes




Sobre la autora

Angela-Arias-MD-349.jpg

Angela M. Arias, médica, experta en pérdida de grasa.


También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe lo que implica más trabajo y horarios prolongados, madre de niña de 4 años. Ayudo a salir del estancamiento a quienes ya no ven avances en la pérdida de grasa con sus esfuerzos.

Cómo Perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte 3: aceptarte es un paso esencial



Perder grasa es un cambio que deseas y tienes tus motivos. Para eso no se requiere que dejes de ser lo que eres ni que odies quien eres para lograrlo.


El primer paso




Aceptarte y quererte tal y como eres. La persona que eres hoy tanto física como psicológicamente no será la misma en un par de años, todas tus experiencias buenas y más aún las malas, te harán un ser humano mejor y más fuerte. ¡Tómalo así!


✧ Así, con tu proceso para quemar grasa junto con todo lo que te propongas vas a encontrar la manera de disfrutarlo.



El quererte como eres y aceptarte te da más tranquilidad y positividad, una persona positiva tiene más triunfos en todo lo que se proponga, acepta los retos mejor.



✧ Vas a ver con mayor claridad la razón de las cosas en vez de estar apurado, esperando resultados que se ven cada vez más imposibles.


✧ Estarás tranquilo en la espera porque te quieres tal y como eres ahora y lo harás igual cuando tengas un estado físico deseado.


Aceptarte ayuda a recuperar tu autoestima y es importante hacerlo. La autoestima te puede arrastrar hacia abajo o elevarte a un nivel superior dependiendo del estado en que se encuentra.


✧ Para poder aceptarte y quererte tal y como eres física y espiritualmente, piensa que has sido entrenado para pasar pruebas duras, has pasado muchas, de lo cual te sientes orgulloso, las sobrepasaste y estás aquí para afrontar lo que se te venga en frente, sea algo bueno o malo, de todos modos avanzarás en tu aventura de vida.


* Haz aquí el Test para saber la causa de estancamiento en tu pérdida de grasa



✧ Este ejercicio te ayuda a conocer mejor tus fortalezas. He notado con mis pupilos de pérdida de grasa y con los de control de peso, que casi todos subvaloramos nuestras capacidades y logros.


✧ Les hago ver a mis estudiantes (pupilos, pacientes) lo bien que hacen muchas cosas, lo cual ellos no lograban ver con claridad, creían que todo estaba peor.


Tiendes a ver solo el lado oscuro de las cosas.




Si no aceptas lo bueno que eres y que estás disminuyendo tus debilidades no vas a ver tus avances o los ves más pequeños de lo que son. Llegarás a un punto en el que te rindes porque no te gusta el poco avance, crees que el esfuerzo no valió la pena.



Quererme y aceptarme tal y como soy me ha facilitado la pérdida de grasa y el esfuerzo que conlleva; me ha hecho disfrutar y amar cada pequeño progreso.

En la parte 1 de esta serie de Cómo perdí la grasa rebelde hablo de analizar tu historia y los errores, es un paso requerido para aceptarte (con errores y sin ellos) además para corregir tu pérdida de grasa, te recomiendo que la mires.






Tu mente y espíritu




Es importante también aceptar tu físico, esto no quiere decir que debes conformarte. Así como buscas mejorar en tu parte intelectual, también quieres mejorar alguna parte de tu cuerpo.

En ocasiones no queremos preocuparnos por el físico porque no queremos llegar a ser superficiales. Lo primordial es el equilibrio, preocuparte por las dos cosas, si tu cuerpo no está bien dificultará tus avances espirituales.


Es normal, tu cuerpo y alma están unidos, que no te dé vergüenza preocuparte por tu cuerpo. Tu estado físico influye en tu autoestima, lo aceptes o no. Una forma de aumentarla es trabajando tu estado físico.






Si no fuera así, sería muy complicado para mí, partiendo del punto de que no me gusta el ejercicio, no me gusta cocinar, ni ir al mercado. Todo esto lo hago porque sé que son pasos necesarios para llegar a mi meta, por lo tanto no los veo como un problema que no pueda afrontar.


Lee las dos primeras partes de esta serie:




Únete al club y descarga 5 Tácticas Probadas para Desestancarte en la Pérdida de Grasa en un Mes  Me apunto




Sobre la autora


Angela-Arias-MD-349.jpg
Angela M. Arias, médica, experta en pérdida de grasa.

También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe lo que implica más trabajo y horarios prolongados, madre de niña de 4 años. Ayudo a salir del estancamiento a quienes ya no ven avances en la pérdida de grasa con sus esfuerzos.


Cómo Perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte 2: no más dieta ni comida basura



Pensar en dieta es perjudicial. Cambiar poco a poco la comida basura por nutritiva sin disminuir cantidades es un excelente inicio para perder grasa.


Este es el segundo de una serie de artículos en los cuales te cuento todo lo que me ha servido y lo que me ha perjudicado para perder grasa. Voy a contarte sobre los diferentes tipos de alimentos principales, ejercicio, hábitos, cómo medir, en fin. Por lo tanto no puedo hacerlo en una sola lectura.


No te pierdas la primera parte, léela aquí, en la cual hablo sobre los carbohidratos refinados y cuento mi historia.



No más dieta



Antes de seguir hablándote sobre otro grupo de alimentos, quiero hablarte sobre dieta. En el artículo anterior empecé a hablar sobre cambios en la alimentación, nunca hablé de dieta.


No me gusta usar la palabra mucho porque es interpretada como la supresión de comida, sufrimiento frecuente, aguantar hambre o no comer.


Un paso importante para perder grasa es dejar de pensar en hacer dieta. Se trata de mejorar tu forma de alimentación.



Cómo no hacer dieta para estar sano y perder grasa



Como lo decía, el fin es tener una alimentación saludable, usar más los alimentos nutritivos que aporten los nutrientes necesarios, a la vez que ayuden a la distribución y disminución de grasa.


- Estás acostumbrado a comer un determinado tamaño del plato. Empieza por no reducir su tamaño sino ir reemplazando por comida saludable. al ver tu plato del tamaño acostumbrado vas a tener menos miedo al cambio.


- Haz los cambios progresivamente, si cambias el 100% toda tu alimentación te va afectar dramáticamente, lo vas a ver imposible de mantener, vas a pensar que eso no va contigo.



Los cambios alimenticios que hice fueron progresivos. Empecé reduciendo el consumo de comida basura: pizza, hot dog, helado, etc.


Tampoco los he dejado para siempre. Los consumo muy ocasionalmente y en porciones pequeñas, media o un tercio de la hamburguesa. Además me aseguro de que es día consuma también ensalada o verduras.


El mensaje principal que quiero que te quede claro en esta segunda parte es no pensar en la palabra dieta, no comer menos. Come igual cantidad que siempre, solo que de mejor calidad.


Gradualmente vas a mejorar la calidad de tus comidas. Si continúas pendiente de esta serie de cómo perdí la grasa rebelde vas a ir conociendo mejor sobre los alimentos que sí importan. En la primer parte hablo sobre disminuir las harinas blancas.


* Haz aquí el Test para saber la causa de estancamiento en tu pérdida de grasa



Mientras convences tu cerebro de dejar de pensar en comer menos, sigamos hablando de disminuir la comida chatarra…



Maneras de Reducir la comida basura o chatarra



Primero siempre se debe conocer tu verdadera situación, saber en realidad que tanto la consumes.


1. ¿Cuál es la comida basura chatarra y obesogénica?


Estas comidas aportan mucha azúcar, grasas, sal a cambio de muy pocos nutrientes. Aumentan la sensación de sed y hambre. Algunas de estas son:


Sodas o gaseosas
pizza
hamburguesas
perro caliente
otras bebidas azucaradas
frituras empaquetadas (papas fritas las más comunes)
frituras con harina
Como ves, todas las comidas rápidas
repostería
papas fritas a la francesa
todo lo que tenga mucha azúcar refinada.


2. Escribe cuántas veces a la semana al mes las consumes. Por ejemplo:
  • Pizza 2 veces al mes
  • alitas picantes 3 veces mensuales
  • galletas dulces 3 veces por semana, 12 al mes.
  • soda o gaseosa 5 veces semanales, 20 mensuales.




3. Luego ponte las metas de forma gradual:
  • Voy a reducir la soda a 3 veces semanales, 12 mensuales.
  • Comer alitas 1 vez al mes.


4. Pasado el mes te evalúas:
Vuelve y cuentas las veces que comiste al mes todas esas comidas.


Si lo que lograste fue muy poco o nada, no te preocupes, estás entrenando tu mente para dejar estas comidas. Entre más practiques, mejor lo harás, más fácil será para ti.


Nadie se vuelve bueno en algo sin practicarlo muchas veces. Sigue intentándolo, hasta que gradualmente lo logres. Importante no rendirse.



Mi idea de esta serie de cómo perdí la grasa rebelde, no es solo contar, sino también de hacerte actuar, para ello recuerda la lección de hoy:


5. No te empeñes en comer menos, empieza reemplazando la comida perjudicial poco a poco, la reemplazas por algo saludable. Por ejemplo, cambiar el taco con crema, queso y salsa por una porción de garbanzos.




Cómo perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte 3: aceptarte es un paso esencial 
Cómo perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte final: Los cambios determinantes



Únete al club y descarga 5 Tácticas Probadas para Desestancarte en la Pérdida de Grasa en un Mes  Me apunto




Sobre la autora

Angela-Arias-MD-349.jpg

Angela M. Arias, médica, experta en pérdida de grasa.


También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe lo que implica más trabajo y horarios prolongados, madre de niña de 4 años. Ayudo a salir del estancamiento a quienes ya no ven avances en la pérdida de grasa con sus esfuerzos.






Cómo perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte 1 - Mis errores y qué hacer con las harinas


Si te cuidas con dieta y ejercicio y no logras los resultados deseados, o vas a empezar a perder grasa y peso, lee y aplica esto. Lo mismo me pasaba.



Este es el primero de una serie de varios artículos en los cuales te cuento todo lo que me ha servido y lo que me ha perjudicado para perder grasa. Voy a contarte sobre los diferentes tipos de alimentos principales, ejercicio, hábitos, cómo medir, en fin. Por lo tanto no puedo hacerlo en una sola lectura.



Mis orígenes  y los errores que no me dejaban

obtener los resultados deseados




Desde que empecé mi vida universitaria se me aumentó el interés por cuidar mi peso y condición física. Añoraba con tener el tiempo y el dinero para ir a un gimnasio.


Compré algunas mancuernas de segunda mano, me ejercitaba en casa especialmente los fines de semana. Noté el cambio los primeros días, nunca antes había tenido los muslos tan tonificados.


El estrés, las obligaciones académicas, los altibajos emocionales, la participación en actividades juveniles (fiestas, trasnochos, comer por fuera, pareja sentimental), hacían que no fuera muy constante con el ejercicio.


* Haz aquí el Test para saber la causa de estancamiento en tu pérdida de grasa



Además noté que no disfrutaba mucho el ejercicio, solo me gustaba sus efectos posteriores. Lo que dificultaba más la constancia con este.


Iba ganando el consumo de comida poco saludable. Aunque el 90% de mis comidas principales eran hechas por mí, en casa, y más saludable, tuve épocas en que comía un helado diario, gracias a la aparición de conos con muy bajo precio comparados con el resto.


Igual con los perros calientes, hamburguesas, pizzas y demás. Empezaron a aumentar su oferta y era factible consumirlos con frecuencia.


Luego del grado y empezar mi vida laboral ya podía sacar un poco de tiempo para ir al gimnasio y ya tenía el recurso económico.


Igual la constancia no era la mejor porque seguía sin gustarme el ejercicio y continuaba con mis actividades juveniles. Al tener ya poder adquisitivo aún continuaba con frecuencia las comidas por fuera, comida de fácil acceso y poco saludable.


Mis esfuerzos en el gimnasio no se notaban mucho, pues mi estilo de vida no era muy sano.


Recuerdo varias ocasiones en las que salí del gimnasio directamente a comer porciones grandes de helado. Por supuesto mi peso y acumulación de grasa empezaron a crecer.


Al notarlo empecé a ejercitarme con un tanto más de regularidad y disminuí un poco las comidas rápidas y el helado, lo cual me ayudó a permanecer constante en el peso pero no lograba deshacerme de un par de kilos que a había aumentado.


Continuaba con trasnochos, licor los fines de semana y comidas por fuera constantemente.



Ejercitarse es un arma de doble filo, cuando estás haciéndolo con cierta frecuencia crees que eres saludable y que puedes darte el lujo de comer lo que se te dé la gana sin tener daños en tu cuerpo.



El consumo de comida no saludable, alcohol, drogas, fumar, trasnochos y el estrés crónico, son mucho más perjudiciales que ser sedentario. (Afortunadamente las drogas y el cigarrillo no hacían parte de mi estilo de vida).


Por cierto, no estoy diciendo que el sedentarismo no sea perjudicial. Además, así como hay buena y mala calidad de alimentación, igual pasa con el ejercicio, para ese entonces tenía muy mala calidad de ejercicio sumado a los malos hábitos.


Varios años después y luego de iniciar un matrimonio, maternidad, cambios gigantes en mi vida como cambiar de país de residencia y el suceso más influyente entre todos los mencionados y sin mencionar; fue el fallecimiento de mi padre, quien fue obeso por décadas, era diabético y tenía solo 66 años. Se despertó el interés por conocer más sobre el tema de control de peso y vida saludable y ayudar a otros en el proceso.


Decidí tomar ese rumbo y dejar a un lado la medicina general. Llevo 3 años aprendiendo sobre el tema, practicando la teoría conmigo y con quienes han solicitado mi asesoría. Mis métodos han variado mucho según los estudios nuevos, avances, resultados en la experiencia, mucho estudio, errores y demás.


Lee Moldear tu cuerpo no es fácil. Aunque han cambiado las tácticas desde que escribí este artículo, sigue aplicando para ayudarte a quemar grasa.



Ahora sí te voy a contar los cambios y estrategias efectivas para perder grasa de forma efectiva...


Alimentación



Debes tener una alimentación de calidad, preocúpate menos por la cantidad y más por la calidad.



Importante reducir los carbohidratos procesados




Estudios de este año 2017 (el estudio PURE ), señalan que el alto consumo de carbohidratos procesados (azúcares y harinas blancas) se asocia a aumento de riesgo de muerte temprana, el consumo de proteína se asoció a disminución de riesgo de mortalidad y el consumo de grasa en general no se asoció con riesgo de eventos cardiovasculares y las grasas saturadas disminuyen el riesgo de muerte temprana.


El estudio encontró que consumir  de 3 a 4  porciones de vegetales, frutas y legumbres disminuye el riesgo de muerte temprana y de riesgo cardiovascular.


- Además son responsables de alteraciones en los niveles de insulina, aumentan el riesgo de intolerancia a la glucosa.
- En exceso conducen a varias enfermedades crónicas,  producen daños progresivos


En consumos altos tienen comportamiento oxidante. Es decir, aceleran el envejecimiento, aumentan toxinas en el cuerpo.


Con el solo hecho de reducir considerablemente los carbohidratos refinados, azúcares y otros carbohidratos y reemplazarlos por los integrales y los de origen vegetal, no solo mejora tu salud sino que ayuda a mantener mejor controlado la glicemia, el control del apetito, digestión, disminuyen absorción de grasas y azúcares simples y por ende ayuda a prevenir la acumulación de grasa por el organismo.


Las harinas o carbohidratos procesados son el arroz blanco, panadería de harina de trigo blanca, pasta regular, azúcar y todo lo preparado con estos productos.


Para entender mejor cuáles son las harinas refinadas léelo aquí


Tácticas que uso con los carbohidratos o harinas



  • No más de un cuarto de mi plato de carbohidratos integrales.


  • No le tengo miedo a consumir, incluso las recomiendo, las frutas, legumbres y verduras ricas en carbohidratos, el estudio lo señala, son muy saludables.


Tienen fibra, proteína, vitaminas, antioxidantes y otros micronutrientes que ayudan a que los carbohidratos obtenidos en estos no sean perjudiciales, sino muy nutritivos.


  • Consumo solo harinas integrales
Panadería integral, pasta y arroz integral.


  • Legumbres, frutas y especialmente verduras todos los días, al menos con las 3 comidas principales.


  • Consumir especialmente los alimentos altos en fibra. Mira cuáles son aquí.


  • Consumir algunas comidas con cero carbohidratos no provenientes de verduras y legumbres.


  • No tomar ningún tipo de soda o gaseosa.


  • Reducir considerablemente los jugos de fruta


Las frutas son muy nutritivas y provechosas siempre y cuando no se les quite su fibra lo cual es lo que exactamente sucede al licuarlas, se les quita la cáscara rica en fibra, se destruye la fibra y se convierten en azúcares que pasan a la sangre y al resto del cuerpo rápidamente y con facilidad, es consumir azúcar con un poco de agua con sabor frutal.


Para contrarrestarlo, come la fruta entera, ojalá con la cáscara y pásala con agua.


  • Reduce el consumo de todo tipo de dulces.


  • Cuando tengo antojo de dulce..


Esta parte puede ser diferente para muchos pues hay personas muy necesitadas de dulce. (Mira 12 formas de disminuir el azúcar. Deliciosas y saludables)
Me funciona comer frutos secos, fruta entera fresca, un poco de chocolate negro con frutos secos, divido el pastelito que me dieron en 4 0 5 porciones y las comparto o las dejo para consumirlo en varios días.


  • Para seguir esta recomendación de los carbohidratos, es esencial aumentar el consumo de agua y líquidos


Tanto las harinas integrales, como las verduras, legumbres y fruta tienen mucha fibra la cual deshidrata, haciéndote sentir cansado, sin ánimo, no rindes, hambriento, frustrado. Aquí puedes leer algunas recomendaciones para aumentar el consumo de agua.


Para que practiques desde ya en esta primera parte



1. Recuerda un poco tu historia y piensa en los errores que cometiste sin saberlo, te darás cuenta que ya has superado y corregido muchos de ellos. Escribe los que persisten e ideas para combatirlos.


2. Prueba formas de disminuir las harinas refinadas y dulces, por ejemplo mezclar el arroz blanco con integral, o mezclarlo con verduras.


Continúa leyendo la segunda parte en el enlace:
Cómo Perdí  la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte 2: no más dieta ni comida basura
Cómo perdí la grasa rebelde en 6 meses ¡Por fin! Parte 3: aceptarte es un paso esencial 



Únete al club y descarga 5 Tácticas Probadas para Desestancarte en la 
Pérdida de Grasa en un Mes  Me apunto




Angela-Arias-MD-349.jpgSobre la autora

Angela M. Arias, médica, experta en pérdida de grasa.

También tengo una vida agitada, soy mi propia jefe lo que implica más trabajo y horarios prolongados, madre de niña de 4 años. Ayudo a salir del estancamiento a quienes ya no ven avances en la pérdida de grasa con sus esfuerzos.