7 Tips Imprescindibles para prevenir la obesidad infantil

obesidad infantil
Foto por Angela Arias M.D.
La obesidad infantil es un problema mundial el cual todavía no lo percatamos y si lo hacemos no lo vemos como importante. 

Pensamos que los niños con su crecimiento dejarán  de ser obesos. La realidad es otra, los menores con obesidad tienen más tendencia a ser obesos en la adultez.


Quise hablar de este tema porque lo sigo viendo a diario. Aceptémoslo, nos parece más tierno un bebé más gordito que el que no lo es y aplica para el resto de las edades de los niños. Este sentimiento es mucho más fuerte desde los padres hacia los hijos, no nos gusta la idea de ver nuestro hijo delgado aunque esté en términos normales de peso para su edad y estatura.


De acuerdo con la OMS (Organización Mundial para la Salud), la obesidad infantil es un problema social, es decir, el ambiente y las personas que rodean al niño, las politicas, economía y costumbres  del país en el que viven están causando el aumento de la obesidad infantil mundial. Destacando que los causantes del problema son múltiples factores tales como el sector de transporte, sector social, sector político, sector comercial y sector familiar.


Vivir en una cultura donde es común encontrar niños obesos y por supuesto muy tiernos y hermosos, nos hace tranquilizarnos y pensamos: si muchos de los niños y adultos son obesos quiere decir que no es tan grave, es algo muy normal, porque  mucha gente lo está haciendo y quiere decir que está bien.  


La sociedad está tan acostumbrada a que lo común es  lo normal que le hace caso omiso a los recientes estudios y a organizaciones como la OMS que afirman lo contrario. 

La OMS cambió las curvas de crecimiento de los niños desde el año 2004 teniendo como base un estudio con niños de múltiples orígenes étnicos: Latino, Europeo, Asiático,Africano y del medio  oriente. Como resultado las nuevas gráficas distan mucho de las que se utilizaban antiguamente. Con las nuevas curvas el análisis del peso de cada niño es más preciso para determinar si está en riesgo de desnutrición u obesidad, dándole mucha importancia también a los niños que están cercanos a ser obesos, lo cual no pasaba con los antiguos parámetros de crecimiento, no era tan importante que un niño estuviera aunque fuera un poco pasado de peso o cerca de estarlo.


Hoy en día se le da mucha importancia a la tendencia sobre obesidad entre varias razones porque la obesidad es una epidemia mundial y porque es sabido que causa graves consecuencias permanentes para la salud de los niños y de los adultos.


Diez años después de la implementación de las tablas, he encontrado muchas instituciones y médicos que no las utilizan. Ejemplo de esto es cuando llevo mi hija al médico en el área de Washington DC, U.S.A. He visitado diferentes instituciones y en ninguna de ellas utilizan las nuevas tablas. Tal vez sea, supongo, que utilizan las tablas antiguas porque estas fueron diseñadas inicialmente para niños Estadounidenses, todavía se niegan a reconocer que la población en USA está muy mezclada.


En la consulta de mi hija con el pediatra, me tomó por sorpresa que el especialista se ha acostumbrado más al común diario que a lo que aprendió como pediatra. Para explicarme mejor, el médico pediatra se acostumbró a ver niños con pesos altos en el extremo de pasarse a ser obesos lo cual ya lo ve muy normal y le parece poco normal encontrar un niño con pesos normales  lejos de tener un gran peso. Mi  hija siempre ha estado con el peso normal de acuerdo con los gráficos de peso para la talla y edad, pero nunca ha estado en los porcentajes más altos (según las tablas antiguas) y esto le parece al pediatra un poco raro.  

Quiero decir que los médicos también somos permisivos y vemos  lo común como lo bueno, olvidándonos de que la obesidad aunque cada día se está haciendo más común no deja de ser muy peligrosa para la salud. Es como decir que fumar está bien porque mucha gente lo hace.


En mi experiencia lo he visto desde muy niña. Siempre fui una niña delgada pero con un peso normal para mi edad y estatura. Mis padres y familiares siempre  estaban recalcando que estaba muy delgada según ellos. Cuando iba donde la abuela la primera frase era “mija como estas de flaca”, lo mismo  sucedía con los tíos y el resto de la familia.


Cuando como médica  le digo a los padres que su hijo está pasado de peso   y el niño no se ve muy gordo, la mayoría de ellos piensan que estoy exagerando o  no lo ven como un problema y no le prestan mucha atención al comentario.


Volviendo al tema de que la obesidad infantil es causada por múltiples factores de los cuales no tenemos control de la mayoría de ellos, no debemos darnos por vencidos, hay muchas cosas que podemos hacer, al fin y al cabo somos el primer círculo de contacto de nuestros hijos, tenemos que empezar con el ejemplo, llevar una vida activa y con dieta y saludable, no dejarnos convencer por lo que está de moda, somos más  que eso, nosotros somos los que tenemos el control y definimos que es lo que queremos comer y darle a los niños. Lo que ellos aprendan de nosotros en casa se les quedará grabado y lo transmitirán a sus futuros hijos.


Tips para prevenir la obesidad infantil



  1. Llevar al niño a consulta médica, donde sabremos primero que todo si no tiene ninguna enfermedad, si está en riesgo o presenta sobrepeso u obesidad, nos guiará sobre los diferentes procesos para mejorar su condición física, nos conectará con otros especialistas en caso de que sea necesario.
  2. Olvidarse de la idea de que un niño con aumento de peso está bien nutrido, se ha confirmado que no es así. 
  3. En ningún momento debemos etiquetar al niño como gordo o delgado para no crearle conflictos con su autoestima.
  4. Recordar que la comida no debe ser una  forma de recompensa ni de castigo, tratar de premiar con actividades físicas y divertidas. Ejemplo ir a la piscina.
  5. Actividad física, la OMS recomienda una hora diaria de actividad física intensa para los niños, no quiere decir que deben estar en un equipo de futbol y asi entrenar una hora diaria. El juego de acuerdo a su edad también cumple un papel muy importante tanto en la actividad física como en el desarrollo social, debemos permitir que jueguen, salten se muevan por toda la casa y jueguen con otros niños.
  6. Aumentar el consumo de frutas, cereales integrales y verduras, hoy en día podemos encontrar mucha información que nos ayuda, como diferentes formas de preparar las verduras a los niños para que las encuentren más agradables y divertidas a la hora de consumirlas, también hay miles de recetas saludables para los gustos de toda la familia.
  7. Disminuir el consumo de la dieta malsana y grasas. Esto es comer más en casa, preparar nosotros mismos la hamburguesa que ven en la televisión pero con ingredientes sanos y bajos en grasas y si es el caso, también se pueden encontrar restaurantes donde su tema principal es el uso de comida saludable.
Puedes empezar aprendiendo sobre alimentación saludable, Entra aquí para suscribirte al Súper Curso Gratuito de Alimentación, con él cambiarás la salud de tus hijos, la tuya y de todos los que amas.

El bienestar de nuestros hijos empieza por casa, lo que hagamos hoy por los niños se reflejará en su futuro y en el futuro de nuestros nietos. Nosotros tenemos mucho por donde tomar las riendas para controlar la dieta que les conviene, no nos dejemos intimidar por la sociedad, seamos siempre consistentes con la dieta saludable y el ejercicio, no importa si el vecino no lo hace, tal vez él aprenda de nosotros y decida seguir nuestro ejemplo, todo es por el bien de nuestros niños y de la sociedad.



No hay comentarios. :

Publicar un comentario